Gracias señor por mi familia y por cada uno de mis hijos. Esta es la verdadera riqueza del hombre.